Malinalco II; alrededores. México

Pinturas y petrograbados rupestres
 
La riqueza cultural en Malinalco es enorme, en esta región podemos encontrar reminiscencias de la época prehistórica, y prueba de ello son las pinturas rupestres en sus más diversas modalidades desde dibujos de soles, escudos, personas, espirales, hasta las más extrañas e incomprensibles imágenes.
 
Once conjuntos de pinturas rupestres distribuidas en la zona centro del valle y en la zona aledaña al cerro de los ídolos. También se identificaron elementos elaborados con pintura blanca elaborada a base de yeso y pigmentos naturales, de diversos motivos aunque predominan las figuras humanas. También destacan elementos astronómicos, además de representaciones zoomorfas.
 
Entre las pinturas más sobresalientes por su conservación y su fácil acceso, las más representativas son:
 
Continúa…



 

LOS DIABLITOS
 
Esta pintura se localiza en la parte sureste de la cabecera municipal, en la cañada formada por el río Tepolica, en el cerro del mismo nombre. Se trata de unas pinturas antropomorfas ( formas humanas) aún parcialmente conservadas y al parecer representan una danza cósmica, lo que nos habla del misticismo que quisieron representar las personas que los plasmaron, posiblemente pertenecientes a una tribu de cazadores – recolectores nómadas. Su nombre de Diablitos se deriva de su color rojo, ya que se dice que están hechas a base de una mezcla de sangre con oxido de zinc.
 
 
El COYOTITO ROJO 
 
Lo podemos encontrar en el paraje conocido como el Rincón de San Juan ubicado en la parte norte de la Cabecera Municipal , esta pintura específicamente se encuentra plasmado en la parte baja de la montaña y consta como su nombre lo dice del dibujo de un coyote rojo al igual que los Diablitos.


 

Al sur de esta pintura se encuentra un roca en la montaña, en la que se forma un enorme perfil de un rostro humano. Se piensa que es gigantesca escultura monolítica de una deidad hecha con perfección, pero por otra parte se dice que es sólo una obra de la naturaleza.
 
LAS CARITAS 
 
Se localizan en la parte oriente del poblado de Malinalco en la parte baja del Cerro Ciriaco localizado en la parte trasera del panteón municipal, estas reminiscencias constan de petrograbados tallados en la misma montaña formando una gran cantidad de caras de ahí su nombre, se tiene contemplado que la representación de una familia pero a ciencia cierta no se sabe su significado. 
 
 
En este mismo lugar se encuentran restos de pinturas rupestres representando imágenes de animales.
 
En el perimetro centro de Malinalco hay hasta la fecha descubiertos nueve sitios con este tipo de testimonios prehistóricos.
 

 

 
En lugares un poco más alejados del centro, pero que siguen perteneciendo al municipio de Malinalco existen 3 lugares más con magnificas representaciones del arte rupestre.
 
Ex convento Agustino 
 
 
Esta impresionante edificación se encuentra en el primer cuadro de la cabecera Municipal la conforman el Convento de la Transfiguración y la Iglesia del Divino Salvador.
 
 
El Convento fue fundado en 1540 por frailes agustinos, en él, trabajaron indígenas para su construcción apoyados siempre por el sustento económico del encomendero Cristóbal Rodríguez de Ávalos. La planta baja del edificio conventual y la iglesia fueron construidos al mismo tiempo, concluyéndolos en 1560, en cuanto al claustro alto se piensa que fue añadido alrededor de 1580, lo que sí se sabe a ciencia cierta es que para 1568 se esperaba ya la instalación de los recuadros y se comenta que para este sitio trabajó el pintor de origen flamenco Simón Pereyns.
 
La fachada de la Iglesia es de estilo renacentista, conocido como plateresco, en donde sobresalen cabezas de ángeles, rosetones y conchas adosadas a las bases de pilastras o a los frisos.


Interior Iglesia
En el convento, podemos observar tres programas pictóricos, el primero es una extensión de huertos y jardines, el segundo de estilo renacentista y por último el mensaje Cristólogico con imágenes de la pasión.
 
Los frescos del convento se encuentran en las cuatro paredes y en la bóveda del claustro inferior, en donde podemos observar un diseño compuesto por diversas plantas entrelazadas y fauna silvestre, también se observan pintados en el mismo, follaje, 3 medallones con los símbolos de Jesucristo, María Reina del Cielo y el emblema Agustino, colocados en las cuatro paredes identificando la identidad cristiana.


 
 
 
 
En dichos frescos ha sido posible identificar de la forma más precisa posible la flora y la fauna indígena de la época, veintitrés especímenes nativos, los cuales actualmente crecen dentro de la zona ecológica de Malinalco.



Las plantas nativas representadas, no fueron escogidas al azar ni seleccionadas por decorativas; sólo aquellas plantas que habían tenido importancia cultural dentro de la sociedad se incluyeron; por ejemplo el huacalxochitl, que se usaba medicinalmente para combatir infecciones, pero el mismo tiempo era considerado importante en las ceremonias aztecas, ya que se usaba para engalanar a los héroes militares al mismo tiempo al tlatoani o cacique.




Las flores olorosas eran muy valoradas por los aztecas, se consideraban un lujo y eran, por eso, uno de los privilegios de las clases dirigentes; el valor del huacalxochitl se relacionaba también con el simbolismo sexual, su poder asociado con la fertilidad continuó siendo reconocido en el periodo colonial por los cazadores, quienes colocaban la flor en sus sombreros para asegurar una cacería abundante.

 
Algunas de éstas plantas curativas son todavía motivo de investigación como la yolloxochitl, “flor de corazón” ó “ huevito”, está planta aparece dos veces en los frescos del claustro en la pared que da al sur y al oeste, es usada para pasarla y sobarla sobre el cuerpo durante una curación, al igual que los huevos de gallina; la flor molida o bebida en infusión se dice, pude curar enfermedades del corazón y se considera también efectiva contra la infertilidad.
 
Al penetrar al claustro de Malinalco se tiene la impresión de estar en los “jardines del paraíso”; cabe señalar que hay paralelismos estilísticos entre varios de los detalles de las pinturas de Malinalco y algunos de los recuadros del códice florentino de Sahagún, como ejemplo la figura de la garza con el pescado en las garras localizada en el muro oriente del claustro.
 
Relacionar los frescos de Malinalco con el Códice Florentino de Sahagún; es encontrar la presencia de varios animales tanto en uno como en otro, tales como conejos, loros, lagartos, el tlacuache y el mono subiendo a un árbol muestra la correspondencia remarcable de los detalles.



En la época prehispánica, se decía que las almas convertidas en aves chupaban las diferentes flores, así como las abejas pintadas en los frescos que simulan chupar varios brotes; en estos frescos también hay dos mariposas, abejas y muchos pájaros; en el pensamiento agustino, simbolizaban las almas liberadas del hombre.
 
En la pared que da al este, se encuentra el árbol de la sabiduría representado por un zapote el cual, es el único árbol de fruta en los murales parecido a un manzano, cerca del árbol una culebra hipnotizando a un pájaro pequeño simbolizando al mal sobre el bien.


Crucifixión
El claustro alto, proviene de temáticas desarrolladas en otros conventos agustinos pintados en 1580. En el ángulo sur-poniente están representadas las escenas de la Oración en el Huerto y Lava pies; el sur oriente corresponde a Cristo sentado al borde de la Cruz y la Crucifixión, el nor-oriente tiene las escenas del Descendimiento y la Piedad en tanto que en el nor-poniente están la Resurrección y el Pentecostés enormemente deteriorado.

 

Interior





La escalera monumental que conecta ambos claustros, se conservan sólo las pinturas del techo: un medallón con un pelícano alimentando a sus crías, emblema crístico que en este caso sugiere una exhortación a los frailes acerca del aislamiento y los riesgos de su existencia en tan amenazadores parajes; el marco del medallón, el zacate retorcido, que significa un logo local, referido al topónimo de Malinalco.(http://malinalco.net/convento)

 

Pelícano alimentando a sus crias

 

Malinalco I. Complejo arqueológico. México:
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s